Inicio Otros Boletines Boletín 23 Vivir con el río: Un programa de promoción de la salud
 
  Boletín Oncológico del área sanitaria de Teruel

miércoles, 16 de agosto de 2017
Menú principal
Inicio
Boletín 26
Boletín 25
Boletín 24
Boletín 23
Boletín 22
Boletín 21
Boletín 20
Otros Boletines
Descargas
Europa contra el cáncer
Manifiesto por la vida
Comité Editorial
Últimas noticias
Contactar
Buscar
Enlaces
Cáncer en Teruel
Tamaño del Texto
Colaboran
HONcode
Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red
Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode. Compruébelo aquí
Sello pWMC
Web acreditada del Proyecto Web Médicas de Calidad (PWMC)
Noticias breves
El Boletín Oncológico es una publicación periódica que se edita en el Hospital General de Teruel en colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer.  Está especialmente dirigida al personal sanitario y su objetivo es la formación en temas oncológicos e informar sobre la situación del cáncer en el Sector de Teruel (ISSN 1579-6094, título abreviado: Bol oncol).
 
Vivir con el río: Un programa de promoción de la salud PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Angel Pueyo Izquierdo   

PROMOCIÓN DE LA SALUD.

clic para ampliar     A comienzos  de los años setenta el Ministro de Sanidad y Bienestar Social de Canadá hizo público un informe, bastante comprometido por cierto, donde sostenía que  la medicina y el sistema de atención sanitaria desempeñaban un papel escaso en el estado de salud de su país, y presentaba a la Promoción de la Salud como una estrategia clave en la mejora de la salud y la calidad de vida.

    Sería en 1986 cuando, tras la Carta de Ottawa, la Promoción de la Salud iba a adquirir el primer reconocimiento internacional y ya se define a la  Promoción de la Salud como un proceso que va a permitir a las personas ejercer un control sobre los determinantes de la salud para poderla mejorar.

    Cuando hablamos de la Promoción de la Salud aceptamos la existencia de:  

Una política pública saludable, que se preocupe por la salud de todos.

Unos entornos que apoyen la salud, donde nos sintamos protegidos.

Una acción comunitaria fuerte y destinada a abordar las prioridades sanitarias y a satisfacer sus necesidades.

Un apoyo  e impulso para favorecer las habilidades y capacidades individuales dirigidas a la toma de decisiones y a la acción en beneficio de todos.

    Y, por supuesto, una reorientación de los servicios sanitarios.

    La Promoción de la Salud para que sea eficaz debe provocar cambios en los factores que determinan la salud. Unos factores pueden  ser controlados por las personas, como el uso de los servicios sanitarios o las conductas orientadas hacia la salud. Otros factores se nos escapan al control directo, como pueden ser las condiciones sociales, económicas y ambientales (pobreza, calidad de vida, el agua limpia, las guerras, etc.)

    Todo esto está muy bien… mucha palabrería, pensareis otros. Creo que todos lo pensamos en un principio, más incluso los sanitarios, que estamos sometidos a dar soluciones rápidas y ya, ¿Qué es eso de las listas de espera?... Pues bien, en la Promoción de la Salud, las prisas en los resultados brillan por su ausencia.

    Si tomamos como ejemplo una cirugía de bypass coronaria, el resultado a corto plazo no tiene que ver nada con cualquier programa de Promoción de la Salud. Sin embargo, a largo plazo, ambos tienden a reducir el impacto de la enfermedad cardiaca coronaria. Se dice que la medición de la eficacia de la Promoción de la Salud se parece más a esperar que los cultivos de primavera crezcan después de preparar la tierra en otoño e invierno. Siempre debe transcurrir un tiempo...

    Valentí Fuster, director del Instituto Cardiovascular del Hospital Mount Sinaí de Nueva York, en un reciente simposio internacional de cardiología celebrado en Barcelona hizo las siguientes puntualizaciones:

    “La investigación en cardiología ha tenido mucho éxito en mejorar los tratamiento, pero lo cierto es que la incidencia y la prevalencia de la enfermedad está aumentando. Cada vez hay más diabéticos y obesos tanto en los países industrializados como no industrializados”.

    “Es necesario que la sociedad empiece a investigar en los mecanismos que impiden o favorezcan las conductas saludables con el fin de ser eficaces en la prevención”

    Para Fuster, el fracaso en la prevención es debido a un abordaje erróneo: “Únicamente un 0,5% del presupuesto de salud está dedicado a la prevención, el resto es para el tratamiento. Y esto es así porque el tratamiento tiene un beneficio agudo y en la prevención los resultados se ven en diez, quince o veinte años.”

    Hay evidencias científicas que nos indican que la Promoción de la Salud es una herramienta muy eficaz e importante para poder abordar la enfermedad, nosotros preferimos decir la salud. Hay trabajos sobre la enfermedad mental en Suecia; cardiovascular en Finlandia; las famosas cinco raciones de fruta y verdura que proponen un panel de expertos del Fondo Mundial de Investigación Oncológica, reduce la tasa de cáncer en más de un 20%; las diez recomendaciones del Código Europeo contra en Cáncer; y del tabaco…

    Del tabaco hay tantos estudios que… podemos perdernos entre los bares y seguir fumando… para combatir el miedo. Pero hay un pequeño detalle a valorar: “La intervención mínima”  (un consejo médico de 3´a 10´ de duración y no más de tres veces al año)  es tan eficaz (1,69) como un tratamiento farmacológica (chicle 1,66; bupropion 2,75), si este consejo médico no es tan breve la eficacia pasa de 1,69 a 3,2. Parece todo un triunfo, pero no nos equivoquemos, las medidas más eficaces siguen siendo las legislativas (aumento del precio, prohibir la publicidad y aumentar los espacios sin humo), estamos hablando de tener una política publica saludable.

    Si todo esto es así, la respuesta política racional debería consistir en dedicar recursos financieros y humanos adecuados a la Promoción de la Salud y a los procesos preventivos de la enfermedad. Eso es lo que deseamos.

VIVIR CON EL RÍO (1990-2006)

PICT7333     Es un proyecto de Educación y Promoción para la Salud que, desde hace 16 años, se viene desarrollando en el área de salud de Villel y Teruel.

    Educar para tener más salud y promover hábitos saludables debería ser algo irrenunciable en la forma de entender el ejercicio de la medicina de hoy y de mañana. Por esos no es de extrañar que fuese el personal sanitario de un Centro de Salud, en este caso de Villel, el que iniciase este Proyecto de Salud en el año 1990.

    El área de salud de Villel engloba a 10 poblaciones: Cascante, Cubla, Valacloche, Camarena de la sierra, Libros, Riodeva, Más de la Cabrera, Tramacastiel, Villastar y Villel. Son unos pueblos muy cercanos y, a la vez, muy distantes de Teruel. Son pueblos vecinos, se conocen, pero apenas se ven. Son pueblos que han nacido a orillas del río, conocen el rumor del agua, pero ya se han secado sus entrañas. Son pueblos que ya solo conocen el desarraigo, la despoblación, el desinterés, las promesas repetidas que nunca llegan… “El aquí no pasa nada que somos muy pocos”.

    Cuando hace dieciséis años nos atrevimos a afrontar la definición de Salud como un paso más allá de la enfermedad o la labor puramente asistencial de nuestro sistema sanitario, lo hicimos porque algo estaba fallando cuando en un entorno tan bucólico y campestre la vida estaba siendo castigada  en demasía por la palabra cáncer, soledad, miedo, abandono y otras muchas más enfermedades. El río que atravesaba nuestros pueblos  era más motivo de conflictos que de suerte o beneficios, el río pasaba por el pueblo pero nadie quería verlo, estaba siempre  a sus espaldas y solo se utilizaba como desagüe o basurero. Regaba lo que fuera, pero sobre todo los chopos, porque las patatas y otras verduras no salían bien paradas, hasta las ovejas solían morirse si bebían sus aguas en alguna época del año, y no digamos de los cambios de olores y colores, en esto el río era un as.

    El punto de arranque del Proyecto Vivir con el Río fue esta visión pesimista del grave deterioro ambiental y social de nuestros pueblos. La desertización de las zonas rurales ha supuesto una pérdida importante de los valores culturales y del cuidado y conservación de la naturaleza, unido a un desinterés ambiental por parte de la administración y de la sociedad en general, siendo ya muy grave la contaminación del río Turia al paso por nuestra comarca.

    El resultado era palpable y un talonario de recetas  o un ingreso hospitalario poco podían hacer, pero sí que podíamos poner en práctica esta otra alternativa, un tanto desconocida, como era la  Promoción de la Salud, pero con un nombre distinto: “Vivir con el Río”.

    El Proyecto “Vivir con el Río” se trabaja en el Centro de Salud como una labor sanitaria más y, al hacer un estudio de salud de la comarca, vimos sobre el papel lo que anteriormente ya presentíamos:

Nos asustamos del exceso de contaminación del río Turia. La materia orgánica y la basura eran sus habitantes más asiduos y esto hacía que la gente siguiera tirando sus desperdicios al río. Los metales pesados con cifras muy elevadas se convertían en los auténticos asesinos de la vida (plomo 40,15 mg/l lo normal es hasta 0,1 mg/l; mercurio 44,84 mg/l cuando lo permitido es hasta 0,1 mg/l; el cromo en forma de Cr6+ también estaba por encima de 0,5 mg/l).

Nos preocupamos por la cifra tan elevada del registro de tumores de la zona de Villel: 943,5 era la tasa de incidencia, cuando la media de la provincia oscilaba en 500.

Nos disgustamos… un poco al comprobar que el trabajar la Promoción de la Salud era más complicado de lo que parecía. No bastaba con recoger información, fotocopiarla, hacer transparencias, etc. Deberíamos hacer algo más, recuerdo que alguien mencionó “Hay que sacar la consulta a la calle”.  Realmente eso es lo que hicimos y durante unos años, no sabemos como, pero estábamos metidos en todos los fregados.

    En los comienzos del proyecto fue una pieza clave el Consejo de Salud, nadie sabía qué utilidad iba a tener este órgano representativo, lo importante era tener una reunión cada dos meses y que no faltaran las actas, cuantas más actas mejor. La primera reunión aquello parecía un gallinero, diez alcaldes reclamando que su médico no se fuera de su pueblo y cuantas más consultas todo mejor. Sin embargo cuando se les planteó la posibilidad de llevar a cabo una experiencia nueva como era un Proyecto de Promoción de la Salud, cuando se les planteó que nosotros, los sanitarios estábamos dispuestos a participar de sus problemas, de su entorno y de sus pueblos para buscar una solución sanitaria y social,  fueron nuestros más fieles aliados.

    Desde el Proyecto de Salud y a través del Consejo de Salud se va a iniciar la movilización de una población rural en defensa de su entorno, promoviendo procesos de participación social para, en definitiva, modificar o mejorar los estilos de vida y las condiciones ambientales de nuestra comarca.

    Vivir con el Río es un Proyecto comunitario basado en la participación de la población y que aborda el tema del cuidado de nuestro entorno como instrumento para mejorar la Salud de una comunidad.

    Los objetivos son:

    1. Informar a toda la población de la importancia del ambiente cercano y conocido para  la salud de todos.

    2. Informar de lo que podemos hacer en nuestras actividades cotidianas y domésticas para mejorar nuestro ambiente.

    3. Recuperar la cultura del cuidado y respeto ambiental.

    4. Informar a los Ayuntamientos y a la Administración de lo prioritario que debe ser el afrontar la mejora de nuestro entorno para poder aumentar la  salud y la calidad de vida.

    5. Buscar la implicación. Mejorar nuestros pueblos a través de nuestra participación. El problema al que nos enfrentamos es común a los vecinos de un pueblo y a los pueblos de una comarca y las soluciones deben basarse en un compromiso social importante.

    La metodología es totalmente activa. Se sustenta en actividades con el fin de llamar su atención, comunicar una información sanitaria y ambiental e invitar a la participación. “Las actividades Vivir con el Río”   que se despliegan entre los diversos pueblos a lo largo del año son las responsables de crear y mantener múltiples interacciones cotidianas que enriquecen la cohesión social y elevan el capital social de una comarca.

    Las actividades son tan variadas como: Concursos de belenes, cine, teatro, conciertos, carnavales, acampadas juveniles, descenso cicloturista, exposiciones, charlas, conferencias, publicaciones… todo es válido si te sientes partícipe.

AMOR Y ODIO 

Clic para Ampliar     La vida del proyecto Vivir con el Río, durante estos dieciséis años, no ha sido tan maravillosa como nos gusta imaginar. Hemos tenido de todo, ratos buenos, ratos malos y algún desánimo que otro… Amor y odio.

    Los comienzos como predominaba la ilusión y la ignorancia parecía que estábamos corriendo una carrera de 100 metros, todo era nervio. Cuando parece que vas a llegar a la meta, te dicen que no, que esto es una carrera de fondo y que hay para rato. Lo agradecido de estos comienzos es que se trasmite tanta ilusión  que consigues motivar a mucha gente y el resultado fue la creación de una Asociación Cultural  que también se denomina  "Vivir con el Río". Hoy, año 2006, esta Asociación es la responsable de que siga en marcha el  Proyecto.

    Antes del año, desde el Consejo de Salud, se solicitó una reunión con el Ayuntamiento de Teruel para tratar el tema de la contaminación del río, en aquellos tiempos todavía no teníamos depuradora de aguas urbanas. El alcalde, de cuyo nombre no quiero acordarme…, me recibió a gritos de ¡rojo! ¡rojo!.  Y todo porque  en la carta para solicitar la entrevista, que por supuesto nunca llegó a término, exigíamos soluciones al problema de la contaminación. ¿Qué era eso de exigir? Eran otros tiempos y, como mucho, se podía suplicar o pedir.

    El alcalde posterior me cambió la denominación de rojo por iluminado. Como buen ciclista no veía el río sucio, ni la carretera estrecha, estaba todo tan bien…Una vez en una exposición que organizamos, y a las que siempre mandábamos invitaciones a todas las autoridades, me atreví a decir que “la ciudad de Teruel se limitaba a tirar de la cadena”… lo tuvieron que coger porque iba a por… a desmayarse (mejor).

PICT8084     El tema de las subvenciones fue otra de las pesadillas negras y nunca supimos el motivo por el cual siempre nos rechazaban las subvenciones a las que osábamos aspirar. Cuando acudimos a un político prominente a solicitar una ayuda económica, su primera promesa de 100 iba descendiendo en cantidad a medida que pasaban los días y al final se transformo su promesa en un “cero pelotero”. El resultado fue solicitar un préstamo personal a la Caja de Ahorros por parte de los sanitarios del Centro de Salud de Villel para poder hacer frente a los gastos, luego aprendimos economía ambiental y vendíamos camisetas, lotería, jamones, cuadros… fue bastante divertido.

    El Director Provincial del Insalud también nos llamó a capitulo y nos aconsejó que nos dedicáramos  a lo nuestro. Un año después el director de enfermería, de profesión ejecutivo, nos hizo la vida imposible. Nos golpeaba con “la cartera de servicios” y el programa de la mujer embarazada que nunca conseguimos cumplimentar, y es que no se quedaban las mujeres embarazadas en nuestra zona. Posiblemente la culpa sería también del río, era otro caso a estudiar. Creo que, como buen director de enfermería, puso mucho empeño en estudiarlo a fondo y hoy lo tenemos en un puesto de alta responsabilidad en la Expo de Zaragoza, en estos momentos lo importante es el río. Todo es cuestión de tiempo en la Promoción de la Salud… y los embarazos de Villel no duran meses sino años.

 

CONFERENCIA MUNDIAL DE PARIS

    Este Proyecto, desde sus inicios, está integrado en la Red  Aragonesa de Proyectos de Promoción de la Salud que, en definitiva es la que nos guía, asesora y anima a seguir el camino de la Promoción de la Salud. A través de la Red estamos intercomunicados todos los proyectos  que hay en  Aragón  y nos abre otros horizontes que posiblemente no llegamos a vislumbrar desde nuestra ribera del Turia.

    Desde la red nos llegó la oportunidad de participar en una Conferencia Mundial de Promoción de la Salud que se celebró en Perís en el año 2001. Fuimos seleccionados y gracias a la Diputación Provincial de Teruel y al Instituto de Estudios Turolenses allá que nos fuimos.

    Fue todo en reto pero a la vez fue un gran apoyo moral y una confirmación para seguir en esta brecha de la Promoción de la Salud. Presentamos una comunicación muy especial, localizamos a Teruel dentro del globo terrestre  y de allí iban saliendo los protagonistas de Vivir con el Río: Los pueblos y sus gentes.

Salto de las Yeguas     Lo verdaderamente entrañable de la comunicación fue su preparación, el ir por los pueblos para hacer las fotos y al  hablar con la gente siempre te preguntaban por el río o la próxima actividad que estaba en camino. Habíamos conseguido dar al río la importancia que se merecía. El río como eje del Proyecto siempre lo hemos intentado representar como un camino vivo, un referente social y cultural. Decía Unamuno que el río era el alma del paisaje.

    Después de la comunicación, en PowerPoint con música incorporada de la Ronda de Boltaña, y una vez calmados los nervios por aquello de sentirse fuera de casa, vinieron las felicitaciones. Siempre que la hemos proyectado ha impactado bastante y allí no fue menos, un representante francés nos preguntó sobre el presupuesto que manejábamos, la representante mejicana se quedó con el contenido revolucionario, posiblemente por novedoso. Todo fue especial y vinimos con las pilas cargadas y convencidos de que estábamos en el buen camino.

    A la vuelta tuvimos otra grata sorpresa, la periodista en prácticas que le había tocado hacer el artículo para el periódico, quería saber algo más de este Proyecto y así poder hacer un trabajo de fin de carrera. Le puso por título “Ahora rio más a gusto” y lo hizo tan bien que ganó un premio nacional… Un río vale para muchas cosas, todo consiste en mantener la ilusión y el orgullo de saber cuidar lo nuestro.

    En la actualidad el Proyecto sigue su marcha gracias a la Asociación Cultural Vivir con el Río y estamos colaborando con el Centro de Salud de Teruel para poder implicar a la ciudad de Teruel en la mejora de su entorno, de su río y, por supuesto, de su salud.

    Si quieres tener un río limpio, mójate y ven, defiende tu salud.

    Ilusiónate por algo, aunque solo sea una flor… la salud no tiene contraindicaciones.

Autor: Ángel Pueyo Izquierdo.  Médico Centro de Salud de Teruel.

 
< Anterior   Siguiente >
 
Go to top of page  Inicio | Boletines | Enlaces | Contactar | Comité Editorial | Aviso Legal |